Productos

Vida Gallaecia Original WHITE
AGUA DE VINO BLANCO
Bebida deliciosamente refrescante y ligera a base de agua minero-natural procedente de acuífero subterráneo y fermentado de uva Godello. Sensaciones organolépticas del vino blanco manteniendo las propiedades hidratantes del agua con los minerales esenciales beneficiosos para el organismo. Agua con aroma característico a vino blanco, fresco. Se aprecian aromas frutales (manzana) y herbáceos. Visualmente transparente, brillante y limpio. Sabor dulce, con un toque muy suave de amargor.

Las variedades de Vida “Original” se desarrollan a partir de nuestra formulación propia de fermentación de uva Godello en combinación con nuestra agua de manantial mineral natural.

Vida “Original” es “agua de vino”, ligeramente carbonatada. Cuando se bebe recuerda realmente al mejor vino blanco, en sus propiedades organolépticas y sensaciones.

Es refrescante, no contiene azúcares añadidos y es baja en calorías. Se recomienda consumir entre 3 – 7 oC. La calidad de las materias primas naturales empleadas permiten degustar un agua natural sabor a vino blanco, apreciándose aromas frutales (manzana) y herbáceos. Color transparente, brillante y limpio. Sabor dulce con ligera acidez y un suave toque de amargor porpio de la uva Godello todo ello con naturalidad 100% y preservando las propiedades hidratantes y beneficiosas para la salud del agua minero-natural certificada.

Nuestras aguas proceden de un entorno geológico privilegiado que confiere unas características únicas en nuestra gama de productos. Son extraídas de un acuífero subterráneo que yace bajo las montañas graníticas más orientales de la Ría de Arousa.

Para su extracción sin procesos intermedios, se garantizan el control y calidad necesarios para mantener inalterables las excelentes cualidades de este agua. Su excelente calidad propició que el manantial de Sanxinés fuese declarado Manantial Minero Natural y de Utilidad Pública el 24 de julio de 2001.

El agua que utilizamos en VIDA GALLAECIA es un agua mineral natural, pura y rica en minerales y oligoelementos muy recomendables para una correcta hidratación. Se embotella en su lugar de origen y los minerales y oligoelementos que contiene son de origen totalmente natural, sin ningún elemento añadido posteriormente.

VIDA GALLAECIA contiene una pureza de agua original que la diferencia de las aguas de superficie o manantiales. Gracias a la protección que ofrecen los sustratos geológicos que cubren el agua en el acuífero subterráneo, esta permanece durante cientos de años libre de polución ambiental.

Las Aguas Vida Gallaecia contienen los MINERALES ESENCIALES para el buen funcionamiento de nuestro organismo, de esa manera, al tener todos esos nutrientes ayuda a alcanzar las cantidades diarias recomendadas más fácilmente.

También es un agua recomendada para dietas pobres en sodio al contener una cantidad inferior a 20 mg/l. lo cual ayuda a controlar la hipertensión arterial. Otros minerales que contiene (calcio, magnesio o sílice) son recomendables para la prevención cardiovascular al actuar sobre el metabolismo de las lipoproteínas, reduciendo el riesgo de coagulación sanguínea y enfermedad cardíaca.

FORMULACIÓN DE ENRIQUECIMIENTO EN FLAVANOLES CSIC ®

Las versiones enriquecidas de nuestras aguas vinícolas VIDA GALLAECIA son fruto de la colaboración de B. Liquido Gallaecia con el Consejo Superior de Investigaciones Científicas ( CSIC) que con la transferencia de su conocimiento aporta el aval científico que certifica la alta concentración de flavanoles que poseen estas exclusivas aguas de Vida.

Los flavanoles, son una clase de flavonoides (polifenoles), presentes en algunos alimentos y que también existen en la vid (Vitis vinifera L.). La concentración de los mismos en la vid depende en gran medida de las condiciones climáticas de cada año, del terreno, de la variedad de uva, del estado fenológico, parte de la planta (Jordäo et al., 1998; De la Cerda Carrasco, 2015; Marjan Nassiri-Asl et al., 2016; Galanakis, 2018).
Diferentes trabajos (Chang et al., 2000; Katiyar, 2005; Shan et al., 2005; El Gharras, 2009; Katiyar et al., 2008, 2013; Cheng et al., 2014; Álvarez-Casas et al., 2016; Panche et al., 2016) señalan que los flavanoles presentan un elevado potencial antioxidante de gran interés, tanto en la industria alimentaria como en el campo de la salud, cosmética y farmacología. Se sabe también que poseen propiedades antiinflamatorias, anticancerígenas, cardiovasculares, cerebrovasculares, antitumorales, neurodegenerativas y otras propiedades biológicas (Craig, 1999).

Con respecto a su capacidad antioxidante, diferentes estudios realizados han demostrado que los flavanoles pueden inhibir de forma significativa las especies de oxígeno reactivo (ROS) implicadas en la peroxidación de ácidos grasos poliinsaturados y otros lípidos. Parece que incluso provocan una protección frente a ROS más efectiva que la que pueden realizar otros antioxidantes (Vitamina C, vitamina E, Succinato, β-caroteno…) sobre los capilares, tejidos cardíacos, cerebro y tejido hepático. Concretamente, se cree que tienen 50 veces más capacidad antioxidante que la vitamina E y 20 veces más actividad antioxidante que la vitamina C.

Los flavanoles presentan también efectos vasodilatadores, siendo capaces además de mejorar el perfil lipídico y atenuar la oxidación de las lipoproteínas de baja densidad (LDL). En relación al envejecimiento, los flavanoles tienen la capacidad de prevenir y eliminar la formación de lipofuscina (pigmento relacionado con el envejecimiento) en el corazón y en el cerebro. Se enlazan a las fibras de colágeno aumentando su elasticidad y la flexibilidad en los músculos, los tendones y los ligamentos.

En resumen, los flavanoles son sustancias antioxidantes de gran poder antioxidante, naturales e hipoalergénicas. Además, su elevada biodisponibilidad hace que puedan ser absorbidas totalmente a través de todo el cuerpo en pocos minutos.

Nuestros resultados (Misión Biológica de Galicia (CSIC) demuestran que las aguas enriquecidas presentan una concentración al menos veinte veces superior (61.177,79 ng/ml) que las del vino blanco (2.450 ng/ml). Entre los flavanoles de mayor concentración destacan la catequina, epicatequina, y los dimeros de la catequina PB1 y PB2.

FUENTE: CSIC MISIÓN BIOLÓGICA DE GALICIA

INFORMACIÓN NUTRICIONAL POR 100 ml
Valor Energético:
<32 kJ/ <8 Kcal
Grasas:
0 g
Hidratos de carbono: de los cuales azúcares:
0 g
0 g
Proteínas:
0 g
Sal:
0 g
Vida Gallaecia Original Red
AGUA DE VINO TINTO
Bebida deliciosamente refrescante y ligera a base de agua minero-natural procedente de acuífero subterráneo y fermentado de uva Mencía. Sensaciones organolépticas del vino tinto manteniendo las propiedades hidratantes del agua con los minerales esenciales beneficiosos para el organismo. Agua con sensación y aroma intenso a vino tinto. Se aprecian aromas a frutos rojos (guinda, cereza). Visualmente rosada, frambuesa intenso, brillante y limpio. En boca es dulce, persistente y moderadamente astringente.

Sensaciones organolépticas del vino tinto manteniendo las propiedades hidratantes del agua con los minerales esenciales beneficiosos para el organismo. Agua con sensación y aroma intenso a vino tinto. Se aprecian aromas a frutos rojos (guinda, cereza).

Visualmente rosada, frambuesa intenso, brillante y limpio. En boca es dulce, persistente y moderadamente astringente.

Es refrescante, no contiene azúcares añadidos y es baja en calorías. Se recomienda consumir entre 3 – 7 oC. La calidad de las materias primas naturales empleadas permiten degustar un agua natural sabor a vino blanco, apreciándose aromas frutales (manzana) y herbáceos. Color transparente, brillante y limpio. Sabor dulce con ligera acidez y un suave toque de amargor porpio de la uva Godello todo ello con naturalidad 100% y preservando las propiedades hidratantes y beneficiosas para la salud del agua minero-natural certificada.

Nuestras aguas proceden de un entorno geológico privilegiado que confiere unas características únicas en nuestra gama de productos. Son extraídas de un acuífero subterráneo que yace bajo las montañas graníticas más orientales de la Ría de Arousa.

Para su extracción sin procesos intermedios, se garantizan el control y calidad necesarios para mantener inalterables las excelentes cualidades de este agua. Su excelente calidad propició que el manantial de Sanxinés fuese declarado Manantial Minero Natural y de Utilidad Pública el 24 de julio de 2001.

El agua que utilizamos en VIDA GALLAECIA es un agua mineral natural, pura y rica en minerales y oligoelementos muy recomendables para una correcta hidratación. Se embotella en su lugar de origen y los minerales y oligoelementos que contiene son de origen totalmente natural, sin ningún elemento añadido posteriormente.

VIDA GALLAECIA contiene una pureza de agua original que la diferencia de las aguas de superficie o manantiales. Gracias a la protección que ofrecen los sustratos geológicos que cubren el agua en el acuífero subterráneo, esta permanece durante cientos de años libre de polución ambiental.

Las Aguas Vida Gallaecia contienen los MINERALES ESENCIALES para el buen funcionamiento de nuestro organismo, de esa manera, al tener todos esos nutrientes ayuda a alcanzar las cantidades diarias recomendadas más fácilmente.

También es un agua recomendada para dietas pobres en sodio al contener una cantidad inferior a 20 mg/l. lo cual ayuda a controlar la hipertensión arterial. Otros minerales que contiene (calcio, magnesio o sílice) son recomendables para la prevención cardiovascular al actuar sobre el metabolismo de las lipoproteínas, reduciendo el riesgo de coagulación sanguínea y enfermedad cardíaca.

FORMULACIÓN DE ENRIQUECIMIENTO EN FLAVANOLES CSIC ®

Las versiones enriquecidas de nuestras aguas vinícolas VIDA GALLAECIA son fruto de la colaboración de B. Liquido Gallaecia con el Consejo Superior de Investigaciones Científicas ( CSIC) que con la transferencia de su conocimiento aporta el aval científico que certifica la alta concentración de flavanoles que poseen estas exclusivas aguas de Vida.

Los flavanoles, son una clase de flavonoides (polifenoles), presentes en algunos alimentos y que también existen en la vid (Vitis vinifera L.). La concentración de los mismos en la vid depende en gran medida de las condiciones climáticas de cada año, del terreno, de la variedad de uva, del estado fenológico, parte de la planta (Jordäo et al., 1998; De la Cerda Carrasco, 2015; Marjan Nassiri-Asl et al., 2016; Galanakis, 2018).
Diferentes trabajos (Chang et al., 2000; Katiyar, 2005; Shan et al., 2005; El Gharras, 2009; Katiyar et al., 2008, 2013; Cheng et al., 2014; Álvarez-Casas et al., 2016; Panche et al., 2016) señalan que los flavanoles presentan un elevado potencial antioxidante de gran interés, tanto en la industria alimentaria como en el campo de la salud, cosmética y farmacología. Se sabe también que poseen propiedades antiinflamatorias, anticancerígenas, cardiovasculares, cerebrovasculares, antitumorales, neurodegenerativas y otras propiedades biológicas (Craig, 1999).

Con respecto a su capacidad antioxidante, diferentes estudios realizados han demostrado que los flavanoles pueden inhibir de forma significativa las especies de oxígeno reactivo (ROS) implicadas en la peroxidación de ácidos grasos poliinsaturados y otros lípidos. Parece que incluso provocan una protección frente a ROS más efectiva que la que pueden realizar otros antioxidantes (Vitamina C, vitamina E, Succinato, β-caroteno…) sobre los capilares, tejidos cardíacos, cerebro y tejido hepático. Concretamente, se cree que tienen 50 veces más capacidad antioxidante que la vitamina E y 20 veces más actividad antioxidante que la vitamina C.

Los flavanoles presentan también efectos vasodilatadores, siendo capaces además de mejorar el perfil lipídico y atenuar la oxidación de las lipoproteínas de baja densidad (LDL). En relación al envejecimiento, los flavanoles tienen la capacidad de prevenir y eliminar la formación de lipofuscina (pigmento relacionado con el envejecimiento) en el corazón y en el cerebro. Se enlazan a las fibras de colágeno aumentando su elasticidad y la flexibilidad en los músculos, los tendones y los ligamentos.

En resumen, los flavanoles son sustancias antioxidantes de gran poder antioxidante, naturales e hipoalergénicas. Además, su elevada biodisponibilidad hace que puedan ser absorbidas totalmente a través de todo el cuerpo en pocos minutos.

Nuestros resultados (Misión Biológica de Galicia (CSIC) demuestran que las aguas enriquecidas presentan una concentración al menos veinte veces superior (61.177,79 ng/ml) que las del vino blanco (2.450 ng/ml). Entre los flavanoles de mayor concentración destacan la catequina, epicatequina, y los dimeros de la catequina PB1 y PB2.

FUENTE: CSIC MISIÓN BIOLÓGICA DE GALICIA

INFORMACIÓN NUTRICIONAL POR 100 ml
Valor Energético:
<32 kJ/ <8 Kcal
Grasas:
0 g
Hidratos de carbono: de los cuales azúcares:
0 g
0 g
Proteínas:
0 g
Sal:
0 g
Vida Gallaecia Plus
Logo CSIC
AGUA DE VINO ENRIQUECIDA
Rica en flavanoles (antioxidantes naturales). Se suma a nuestra agua de vino original. La fórmula registrada por el CSIC de enriquecimiento en antioxidantes naturales procedentes de los racimos de la vid, variedad Godello. Agua con sensación y aroma a vino tinto y a racimos de vid. Se aprecian aromas a frutos rojos (cerezas, moras). Visualmente rosada, fresa intenso. En boca es más dulce y persistente que la versión original red.

AGUA DE VINO ENRIQUECIDA

Rica en flavanoles (antioxidantes naturales). Se suma a nuestra agua de vino original. La fórmula registrada por el CSIC de enriquecimiento en antioxidantes naturales procedentes de los racimos de la vid, variedad Godello. Agua con sensación y aroma a vino tinto y a racimos de vid. Se aprecian aromas a frutos rojos (cerezas, moras).

Visualmente rosada, fresa intenso. En boca es más dulce y persistente que la versión original red.

Nuestras aguas proceden de un entorno geológico privilegiado que confiere unas características únicas en nuestra gama de productos. Son extraídas de un acuífero subterráneo que yace bajo las montañas graníticas más orientales de la Ría de Arousa.

Para su extracción sin procesos intermedios, se garantizan el control y calidad necesarios para mantener inalterables las excelentes cualidades de este agua. Su excelente calidad propició que el manantial de Sanxinés fuese declarado Manantial Minero Natural y de Utilidad Pública el 24 de julio de 2001.

El agua que utilizamos en VIDA GALLAECIA es un agua mineral natural, pura y rica en minerales y oligoelementos muy recomendables para una correcta hidratación. Se embotella en su lugar de origen y los minerales y oligoelementos que contiene son de origen totalmente natural, sin ningún elemento añadido posteriormente.

VIDA GALLAECIA contiene una pureza de agua original que la diferencia de las aguas de superficie o manantiales. Gracias a la protección que ofrecen los sustratos geológicos que cubren el agua en el acuífero subterráneo, esta permanece durante cientos de años libre de polución ambiental.

Las Aguas Vida Gallaecia contienen los MINERALES ESENCIALES para el buen funcionamiento de nuestro organismo, de esa manera, al tener todos esos nutrientes ayuda a alcanzar las cantidades diarias recomendadas más fácilmente.

También es un agua recomendada para dietas pobres en sodio al contener una cantidad inferior a 20 mg/l. lo cual ayuda a controlar la hipertensión arterial. Otros minerales que contiene (calcio, magnesio o sílice) son recomendables para la prevención cardiovascular al actuar sobre el metabolismo de las lipoproteínas, reduciendo el riesgo de coagulación sanguínea y enfermedad cardíaca.

FORMULACIÓN DE ENRIQUECIMIENTO EN FLAVANOLES CSIC ®

Las versiones enriquecidas de nuestras aguas vinícolas VIDA GALLAECIA son fruto de la colaboración de B. Liquido Gallaecia con el Consejo Superior de Investigaciones Científicas ( CSIC) que con la transferencia de su conocimiento aporta el aval científico que certifica la alta concentración de flavanoles que poseen estas exclusivas aguas de Vida.

Los flavanoles, son una clase de flavonoides (polifenoles), presentes en algunos alimentos y que también existen en la vid (Vitis vinifera L.). La concentración de los mismos en la vid depende en gran medida de las condiciones climáticas de cada año, del terreno, de la variedad de uva, del estado fenológico, parte de la planta (Jordäo et al., 1998; De la Cerda Carrasco, 2015; Marjan Nassiri-Asl et al., 2016; Galanakis, 2018).
Diferentes trabajos (Chang et al., 2000; Katiyar, 2005; Shan et al., 2005; El Gharras, 2009; Katiyar et al., 2008, 2013; Cheng et al., 2014; Álvarez-Casas et al., 2016; Panche et al., 2016) señalan que los flavanoles presentan un elevado potencial antioxidante de gran interés, tanto en la industria alimentaria como en el campo de la salud, cosmética y farmacología. Se sabe también que poseen propiedades antiinflamatorias, anticancerígenas, cardiovasculares, cerebrovasculares, antitumorales, neurodegenerativas y otras propiedades biológicas (Craig, 1999).

Con respecto a su capacidad antioxidante, diferentes estudios realizados han demostrado que los flavanoles pueden inhibir de forma significativa las especies de oxígeno reactivo (ROS) implicadas en la peroxidación de ácidos grasos poliinsaturados y otros lípidos. Parece que incluso provocan una protección frente a ROS más efectiva que la que pueden realizar otros antioxidantes (Vitamina C, vitamina E, Succinato, β-caroteno…) sobre los capilares, tejidos cardíacos, cerebro y tejido hepático. Concretamente, se cree que tienen 50 veces más capacidad antioxidante que la vitamina E y 20 veces más actividad antioxidante que la vitamina C.

Los flavanoles presentan también efectos vasodilatadores, siendo capaces además de mejorar el perfil lipídico y atenuar la oxidación de las lipoproteínas de baja densidad (LDL). En relación al envejecimiento, los flavanoles tienen la capacidad de prevenir y eliminar la formación de lipofuscina (pigmento relacionado con el envejecimiento) en el corazón y en el cerebro. Se enlazan a las fibras de colágeno aumentando su elasticidad y la flexibilidad en los músculos, los tendones y los ligamentos.

En resumen, los flavanoles son sustancias antioxidantes de gran poder antioxidante, naturales e hipoalergénicas. Además, su elevada biodisponibilidad hace que puedan ser absorbidas totalmente a través de todo el cuerpo en pocos minutos.

Nuestros resultados (Misión Biológica de Galicia (CSIC) demuestran que las aguas enriquecidas presentan una concentración al menos veinte veces superior (61.177,79 ng/ml) que las del vino blanco (2.450 ng/ml). Entre los flavanoles de mayor concentración destacan la catequina, epicatequina, y los dimeros de la catequina PB1 y PB2.

FUENTE: CSIC MISIÓN BIOLÓGICA DE GALICIA

INFORMACIÓN NUTRICIONAL POR 100 ml
Valor Energético:
<32 kJ/ <8 Kcal
Grasas:
0 g
Hidratos de carbono: de los cuales azúcares:
0 g
0 g
Proteínas:
0 g
Sal:
0 g
Vida Gallaecia Vital
Logo CSIC
AGUA DE VID "Rica en Antioxidantes"
Agua de vid pura, enriquecida en flavanoles (antioxidantes). Deliciosamente refrescante y ligera, a base de agua minero-natural "cultivada" con racimos de uva variedad Godello de los valles de Valdeorras (Galicia). Agua con aroma intenso, característico a vid y a racimos reposados. Visualmente color perla, destellos dorados brillantes. En boca es suave, dulce, persistente y único.

AGUA DE VID «Rica en Antioxidantes»

Agua de vid pura, enriquecida en flavanoles (antioxidantes). Deliciosamente refrescante y ligera, a base de agua minero-natural «cultivada» con racimos de uva variedad Godello de los valles de Valdeorras (Galicia). Agua con aroma intenso, característico a vid y a racimos reposados. Visualmente color perla, destellos dorados brillantes. En boca es suave, dulce, persistente y único.

Nuestras aguas proceden de un entorno geológico privilegiado que confiere unas características únicas en nuestra gama de productos. Son extraídas de un acuífero subterráneo que yace bajo las montañas graníticas más orientales de la Ría de Arousa.

Para su extracción sin procesos intermedios, se garantizan el control y calidad necesarios para mantener inalterables las excelentes cualidades de este agua. Su excelente calidad propició que el manantial de Sanxinés fuese declarado Manantial Minero Natural y de Utilidad Pública el 24 de julio de 2001.

El agua que utilizamos en VIDA GALLAECIA es un agua mineral natural, pura y rica en minerales y oligoelementos muy recomendables para una correcta hidratación. Se embotella en su lugar de origen y los minerales y oligoelementos que contiene son de origen totalmente natural, sin ningún elemento añadido posteriormente.

VIDA GALLAECIA contiene una pureza de agua original que la diferencia de las aguas de superficie o manantiales. Gracias a la protección que ofrecen los sustratos geológicos que cubren el agua en el acuífero subterráneo, esta permanece durante cientos de años libre de polución ambiental.

Las Aguas Vida Gallaecia contienen los MINERALES ESENCIALES para el buen funcionamiento de nuestro organismo, de esa manera, al tener todos esos nutrientes ayuda a alcanzar las cantidades diarias recomendadas más fácilmente.

También es un agua recomendada para dietas pobres en sodio al contener una cantidad inferior a 20 mg/l. lo cual ayuda a controlar la hipertensión arterial. Otros minerales que contiene (calcio, magnesio o sílice) son recomendables para la prevención cardiovascular al actuar sobre el metabolismo de las lipoproteínas, reduciendo el riesgo de coagulación sanguínea y enfermedad cardíaca.

FORMULACIÓN DE ENRIQUECIMIENTO EN FLAVANOLES CSIC ®

Las versiones enriquecidas de nuestras aguas vinícolas VIDA GALLAECIA son fruto de la colaboración de B. Liquido Gallaecia con el Consejo Superior de Investigaciones Científicas ( CSIC) que con la transferencia de su conocimiento aporta el aval científico que certifica la alta concentración de flavanoles que poseen estas exclusivas aguas de Vida.

Los flavanoles, son una clase de flavonoides (polifenoles), presentes en algunos alimentos y que también existen en la vid (Vitis vinifera L.). La concentración de los mismos en la vid depende en gran medida de las condiciones climáticas de cada año, del terreno, de la variedad de uva, del estado fenológico, parte de la planta (Jordäo et al., 1998; De la Cerda Carrasco, 2015; Marjan Nassiri-Asl et al., 2016; Galanakis, 2018).
Diferentes trabajos (Chang et al., 2000; Katiyar, 2005; Shan et al., 2005; El Gharras, 2009; Katiyar et al., 2008, 2013; Cheng et al., 2014; Álvarez-Casas et al., 2016; Panche et al., 2016) señalan que los flavanoles presentan un elevado potencial antioxidante de gran interés, tanto en la industria alimentaria como en el campo de la salud, cosmética y farmacología. Se sabe también que poseen propiedades antiinflamatorias, anticancerígenas, cardiovasculares, cerebrovasculares, antitumorales, neurodegenerativas y otras propiedades biológicas (Craig, 1999).

Con respecto a su capacidad antioxidante, diferentes estudios realizados han demostrado que los flavanoles pueden inhibir de forma significativa las especies de oxígeno reactivo (ROS) implicadas en la peroxidación de ácidos grasos poliinsaturados y otros lípidos. Parece que incluso provocan una protección frente a ROS más efectiva que la que pueden realizar otros antioxidantes (Vitamina C, vitamina E, Succinato, β-caroteno…) sobre los capilares, tejidos cardíacos, cerebro y tejido hepático. Concretamente, se cree que tienen 50 veces más capacidad antioxidante que la vitamina E y 20 veces más actividad antioxidante que la vitamina C.

Los flavanoles presentan también efectos vasodilatadores, siendo capaces además de mejorar el perfil lipídico y atenuar la oxidación de las lipoproteínas de baja densidad (LDL). En relación al envejecimiento, los flavanoles tienen la capacidad de prevenir y eliminar la formación de lipofuscina (pigmento relacionado con el envejecimiento) en el corazón y en el cerebro. Se enlazan a las fibras de colágeno aumentando su elasticidad y la flexibilidad en los músculos, los tendones y los ligamentos.

En resumen, los flavanoles son sustancias antioxidantes de gran poder antioxidante, naturales e hipoalergénicas. Además, su elevada biodisponibilidad hace que puedan ser absorbidas totalmente a través de todo el cuerpo en pocos minutos.

Nuestros resultados (Misión Biológica de Galicia (CSIC) demuestran que las aguas enriquecidas presentan una concentración al menos veinte veces superior (61.177,79 ng/ml) que las del vino blanco (2.450 ng/ml). Entre los flavanoles de mayor concentración destacan la catequina, epicatequina, y los dimeros de la catequina PB1 y PB2.

FUENTE: CSIC MISIÓN BIOLÓGICA DE GALICIA

INFORMACIÓN NUTRICIONAL POR 100 ml
Valor Energético:
<32 kJ/ <8 Kcal
Grasas:
0 g
Hidratos de carbono: de los cuales azúcares:
0 g
0 g
Proteínas:
0 g
Sal:
0 g